viernes, 23 de enero de 2015

Gachas al estilo de La Mancha toledana


No podía faltar en este blog una receta de gachas de La Mancha, por su sabor, su facilidad para hacerlas y también porqué no, por lo econÓmicas que son. Medio kilo de harina de almortas . en mi pueblo, Villafranca de los Caballeros (Toledo), harina de "titos"- puede costar 2 euros más o menos. Luego las vamos encareciendo por que ya que estamos, freímos panceta de cerdo y chorizo. Luego se acompañan con algún que otro encurtido, preferible cebolla en vinagre, guindilla... A mi, personalmente, me gustan con cebolleta fresca . La receta que os dejo es la que, como muchas de nosotras, hemos aprendido de nuestras madres o abuelas, porque este plato típico de nuestra tierra es generacional, como debe ser. Aunque, también es cierto que su elaboración cuenta con variaciones, dependiendo de la zona de La Mancha en la que nos encontremos.

INGREDIENTES:
- HARINA DE ALMORTAS (1 cucharada por persona)        
- 5 TIRAS DE PANCETA SIN CORTEZA
- 1 o 2 CHORIZOS
- AJOS (4 ó 5)
- ACEITE PARA FREIR
- PIMENTÓN DULCE, DE LA VERA (una cucharada rasa de las de moka, también, si os gustan picantitas, se puede poner media cucharada de pimentón dulce y otra media de picante)

ELABORACIÓN:  
1. Ponemos aceite en una sartén,  suficiente para freir primero los ajos pelados y partidos por la mitad. Cuando estén fritos los sacamos a un plato
2. A la panceta le quitamos la corteza , por que si no salta mucho cuando la estamos friendo. Dos de las tiras se cortan en trozos pequeñitos y las que quedan en tres trozos. Freímos también los chorizos en rodajas.
3. Se fríe la panceta y el chorizo y se deja en el plato de los ajos. Con 6 ó 7 cucharadas del aceite donde hemos frito los ajos, la panceta y el chorizo, incorporamos el pimentón, fuera ya del fuego para que no se queme. 


4. Volvemos a poner la sartén y a fuego bajo e incorporamos la harina que freímos o tostamos también poco a poco y teniendo cuidado de que no se queme, porque si es así amargan o pueden salir "morenas". 
5.  Incorporamos agua poco a poco y vamos desliando la harina sin dejar de mover y mover, es un proceso muy similar a la elaboración de una bechamel.
6. Pruébalas de sal, deja que hagan cup chup un momentin y echále los trocitos pequeños de panceta y los ajos. En mi casa los ajos no los solemos incorporar porque a mi me gustan más comerlos acompañando a la fritura de panceta y chorizo, pero para gustos... en este caso, "hay sabores". Y en este caso también, precisar, que sólo he frito panceta.

    Las gachas se comen con trozos de pan mojando en la sartén y acompañándolas de los encurtidos. También los hay que gustan de comerlas con cuchara. Pero la tradición manda: "sopa de gachas -o cucharada- y paso atrás", en referencia a cuando se comían en el campo, de pié, y cada uno de los comensales -campesinos, agricultores, pastores...- se acercaba mojaba y daba un paso atrás para que pudiera hacerlo lo propio otro compañero de faenas.

    Por último, un buen vino para acompañar y a comer caliente.


    Otra variedad para las gachas es freír patatas panaderas o al pelotón, como las que cortamos para la tortilla de patatas, y en vez incorporar la panceta en el ultimo chup chup añadimos las patatas. Esta versión culinaria en mi pueblo se llama "regortón" o "revoltón".

Buen provecho y, como siempre: 

HASTA PRONTO CORAZONES DE MELONES.
Share: